03.10.2016 / Columna de opinión

¿A quién le sirve el atraso cambiario? El precio del dólar en la Argentina, una mirada en varias dimensiones

Análisis y opinión sobre la política cambiaria en Argentina.

por Hernán Herrera




El análisis del precio del dólar hoy mantiene su vigencia, a pesar de que la ortodoxia neoliberal decía que con su recetario se lograría un lugar natural que convendría a toda la economía. Resulta pertinente señalar que no existe un tipo de cambio ni natural ni de equilibrio, sino que existe una política económica cambiaria que asiste a una determinada posición del precio del dólar, que favorece ciertos objetivos políticos, económicos, productivos y sociales.

En esta introducción cabe destacar que uno de los objetivos políticos que persigue la actual administración es el disciplinamiento sindical y social, por cuanto las medidas de gobierno no apuntarían en general a favorecer la organización de los trabajadores ni el fortalecimiento de los sectores que en términos agregados le dan sustento, como en efecto ocurre con la industria.

Se clasifica a continuación en tres dimensiones esta problemática: a) la relación entre el dólar y la inflación; b) las pujas de la cúpula del capital respecto de qué equilibrio lograr, con el salario en dólares como eje; y, c) las circunstancias que existen para el país en función de la apertura de la cuenta capital y financiera que habilita un alto reendeudamiento público, esto último también puede verse en el presupuesto nacional para 2017.

En primer lugar, los cambios en el valor del dólar afectan la variación de los precios de la economía. Como se sabe, un salto cambiario aumenta el valor de los precios de bienes y servicios importados del mismo modo que incrementa el valor en pesos de las exportaciones, con un efecto desplazamiento hacia los precios internos de esos mismos bienes exportables. Así si el valor del dólar se detiene o se desplaza por debajo del aumento general de precios, sirve como ancla inflacionaria. Es de esperar que frente a un 2017 electoral, y considerando que el tipo de cambio real con Brasil ha mejorado (por la apreciación del real), no haya más shocks en el precio del dólar.

En el presupuesto presentado en el Congreso para 2017 se observa la proyección del precio promedio del dólar hasta 2019. Cabe destacar que este presupuesto para 2017 no refleja, en esta etapa previa a su ejecución, un fuerte ajuste como el realizado en 2016. El Gobierno calculó un dólar promedio para 2017 de $ 17,92, un 19,5% más respecto al valor promedio supuesto para 2016 ($ 14,99). Las metas de inflación, una novedad que aparece en el presupuesto, en sintonía con los ítems “ofrecidos” en el Mini Davos realizado por estos días en Buenos Aires, señala entonces una inflación de 12-17% para 2017, de 8-12% para 2018 y 3,5-6,5% para 2019.

El precio del dólar promedio señalado en el mismo orden de estimaciones, muestra un aumento de 18,4% en 2018, y 10,9% en 2019, llegando a $23,53. Aquí entran a jugar varias cosas, primero que nada mostrar un plan vinculado con un corrimiento del dólar por encima de la inflación para que las presiones por la competitividad no se vean profundizadas. No obstante lo cual, y suponiendo que el valor natural del dólar de equilibrio liberal es el que resulta del ingreso y egreso de divisas sin intervención del sector público, se puede ver que de la misma forma que el valor actual depende de los ingentes niveles crecientes de deuda externa pública, hacia 2019 esa situación no se presenta modificada.

La inflación hoy es el pulso de la economía, de haber correcciones cambiarias nuevas cabe esperar que éstas sean cuando ya no haya tanta inflación, cuando una economía fría sea más impermeable a los pass-through de las devaluaciones. Hoy la conflictividad laboral sería muy alta si hubiera un nuevo overshooting cambiario y esto es algo que se busca evitar porque forma parte del axioma originario de la Alianza Cambiemos: disciplinar a la sociedad y a los sindicatos.

El mismo presupuesto para 2017 admite un tipo de cambio promedio para 2015 de $9,66, lo que resulta en un salto de 55% con el dólar promedio de 2016. Este tema no es menor, porque el gobierno dijo en repetidas circunstancias que el dólar blue o paralelo era el que regía los precios relativos de la economía, cosa que hoy sabemos que no era así, y hasta el mismo tarifazo absorbe parte de esa devaluación, generando una modificación en los precios relativos con impacto en el consumo del conjunto de la sociedad con preponderancia de los sectores más humildes.

En segundo lugar, volviendo a la clasificación inicial, respecto de la puja distributiva, como puede verse en los informes de mercado de trabajo del Centro Cepa, la devaluación de diciembre de 2015 generó una baja sustantiva en el salario en dólares, cosa que mostró su punto más bajo en febrero de 2016. En efecto, en septiembre de 2015 el salario mensual registrado bruto industrial promedio representaba alrededor de 1879 dólares, que comparado con el de junio de 2016 -1369 dólares- refleja una caída de 27% (contemplando paritarias, y siempre en promedio), después de haber llegado a caer más de 32% en febrero de 2016. Cabe mencionar que desde junio, y gracias a las paritarias, una práctica consolidada en el ciclo anterior al macrista, y también producto de un dólar que no se modificó el salario bruto promedio industrial registrado alcanzó 1415 dólares, recuperando una parte de lo perdido y mostrando una caída de 24.6% respecto del pico de 2015.

La devaluación del dólar transformó el mercado interno de la Argentina, asimismo modificó el mercado de bienes deprimiendo la demanda, bajando el nivel de inversiones y poniendo en duda el tan mentado salto de la oferta, que no cabe esperar para 2016.

En febrero de 2016, el Centro Cifra destacaba en un informe sobre la naturaleza política y económica de la Alianza Cambiemos, que: “las distintas fracciones del capital que se articulan en el nuevo bloque de poder tienen intereses diferentes pero el punto de acuerdo entre ellas es el disciplinamiento de la clase trabajadora (…) La conclusión es que la hegemonía se desplazó de los grupos económicos locales a los bancos trasnacionales y las empresas extranjeras”. Una lógica de valorización financiera se encuentra asociada a otorgar beneficios a la inversión extranjera de manera tal que los agentes controlantes puedan comprar más dólares de los que ingresaron, cuando remitan utilidades. Si las empresas en cuestión pueden aumentar sus tarifas (comúnmente vinculadas a servicios cautivos) más que el dólar la cuenta otorga una renta extra en dólares.

Se suele afirmar, en base a numerosos estudios, que el modelo dirigido por el capital concentrado y transnacionalizado que tuvo la Argentina entre 1976 y 2001, fue orientado a la valorización financiera, con preponderancia de los actores internacionalizados posicionados en servicios no transables, multinacionales de servicios con mercados cautivos, y de gran penetración en el sistema financiero de la Argentina. Por otro lado, la fracción del capital dominante en 2002, la gran burguesía industrial, estaba (y está) interesada en sueldos y costos locales bajos en dólares, y en generar ganancias mediante la exportación de bienes transables. Estas dos fracciones se ven enfrentadas nuevamente, y pueden visualizarse en cada posición pública respecto del valor del dólar. La extracción del capital vinculada al poder económico local teme en esta instancia una nueva re-apreciación del peso. Este sector es comandado por Techint, Arcor, Pérez Companc, Roggio, el grupo Clarín, entre otros (de hecho se encuentran todos ellos en AEA, Asociación Empresaria Argentina). Estos son los dos bloques en puja dentro de la cúpula, destacando que por ahora el primero de ellos, hoy corre con ventaja, y que esto no significa que el segundo pierda, sino “sólo” que no conduce el bloque de poder del actual modelo.

En tercer y último lugar, a la luz de una verdadera herencia de desendeudamiento, debe mencionarse que existe una cierta oportunidad histórica para construir un plan que apunte a transformar la estructura productiva industrial local o, al menos, algún sector en particular (o varios), revisando eslabonamientos y generando una estrategia productiva real. El endeudamiento en este momento puede usarse de distintas maneras que favorezcan el entramado productivo, por ejemplo creando escala sosteniendo el mercado interno gracias al ancla cambiaria, o bien generando fuertes niveles de inversión en sectores productivos claves por su capacidad para sustituir importaciones (el proyecto de inversión en litio en Jujuy podría adoptar estas características).

La amenaza es que se utilice la deuda como en 1976-2001, para potenciar la autopista de la fuga de capitales, éste es el verdadero fantasma de más de un sector social, y para toda la clase trabajadora en general. En principio el presupuesto para 2017 prevé que los intereses de la deuda pública insumirán $247.328 millones (10,2% del gasto total y 2,53% del PBI), ello implica un monto 32,3% superior a 2016, que es el doble de la inflación esperada.

* [1] Politólogo (UBA, UNM, Centro Cepa, EPPA). Política económica. Docente. @hernanpablo


La fórmula "celeste" de Gómez Centurión

21/06/2019 - Elecciones 2019

La fórmula "celeste" de Gómez Centurión