21.03.2022 / Sin avances

Rusia advierte que no hay progresos significativos y Ucrania rechaza un ultimátum sobre Mariúpol

A pesar de las negociaciones que se están llevando a cabo entre funcionarios de ambos países, desde la Federación resaltaron que para que haya una reunión entre los presidentes "primero hay que hacer los deberes y lograr un acuerdo". Desde Kiev exigen corredores humanitarios.





En una nueva jornada de ataques en diferentes ciudades -en el día 26 de la guerra en territorio ucraniano-, autoridades de Rusia plantearon que todavía no están dadas las condiciones para que se reunan los mandatarios de ambos países, "para hablar de una reunión entre los presidentes, primero hay que hacer los deberes y lograr un acuerdo sobre los resultados de las negociaciones", manifestó el vocero de la Federación, Dmitri Peskov.

En ese sentido destacó que "hasta ahora no se lograron progresos significativos" y que "el grado de progreso en las negociaciones probablemente no es el que nos gustaría y el que las dinámicas de los desarrollos de los acontecimientos requiere para el lado ucraniano", según indicó la agencia rusa de noticias Interfax. "Si ellos (los presidentes) no tiene nada que abordar, no hay un acuerdo que pueda lograrse", señaló.

"El que pueda, debe usar su influencia sobre Kiev para que sea más constructivo en las negociaciones", subrayó Peskov y añadió que "la elección del lugar para algún tipo de reunión hipotética es algo secundario, si bien estamos agradecidos a todos los países que quieren ayudar en este proceso de negociaciones".

Por su parte, la viceprimera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk, rechazó el ultimátum que impuso Rusia el domingo a la noche para que las fuerzas de Mariúpol se rindieran antes de las 5AM (la medianoche en la Argentina) y exigió abrir corredores humanitarios para facilitar la salida de unas 350.000 personas atrapadas en la ciudad, donde existe marcada escasez de alimentos y medicamentos.

La funcionaria aclaró que "no se puede hablar de entregar armas, ya informamos de esto a la parte rusa" y sostuvo que "es una manipulación deliberada y una auténtica toma de rehenes", comunicó la agencia de noticias AFP. Mientras que el alcalde de Mariúpol -Piotr Andryushchenko- también rechazó la oferta en una publicación en sus redes sociales.

Previo a esta última oferta, un ataque aéreo ruso impactó en una escuela donde había refugiados unos 400 civiles y no estaba claro cuántas víctimas fatales se produjeron, según el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en un discurso en video este lunes a la mañana, "están bajo los escombros y no sabemos cuántos de ellos han sobrevivido", alertó.



Cabe recordar que Mariúpol es un puerto estratégico en el sureste ucraniano y que fue y es uno de los principales blancos de los ataques rusos. La ciudad es una conexión entre las fuerzas rusas en la península de Crimea y los territorios bajo control ruso en el norte y este de Ucrania.